El proyecto de reforma de la instalacion deportiva de Via Hispanidad ha consistido en la construcción de un nuevo bowl y el reciclado de algunos de los obstáculos antiguos del skatepark.

Este bowl era una instalación muy demandada en la comunidad de skateboarding en Zaragoza ya que a pesar de que la ciudad tiene algunos de los mejores spots de calle de la escena nacional el municipio no contaba con unas instalaciones de rampa.