Logroño es una ciudad de tamaño medio que está delimitada por dos barreras, una natural y otra artificial. Una barrera norte constituida por el rio Ebro y una barrera sur que crea el ferrocarril. Este proyecto se ubica junto al límite sur constituido por las vías del ferrocarril. Al sur limita con las vías y al este con la vía de circunvalación de Logroño. Se trata de un espacio marginal que se ubica en los límites de la ciudad y en el que se proyecta una plaza urbana de 1.400 m2, así como zonas verdes y de aparcamiento.

La idea principal del proyecto consiste en recrear “un trocito del Espolón” para revitalizar este espacio. La plaza del Espolón fue el primer espacio en el que se patinó en Logroño y en la actualidad son muchos los patinadores que siguen acudiendo a esta plaza. Esto ha generado conflictos con otros usuarios de la plaza. Por esto se proyecta una streetplaza con materiales nobles y líneas funcionales recreando las características del Espolón.

Fotografias: Adrián Rios @adriosphoto