El nuevo skatepark de Mungia surge tras la intención del Ayuntamiento de Mungia de trasladar las viejas pistas de skate. Las antiguas pistas se encuentran en un mal estado de conervación, y a pesar del aprecio que los usuarios locales le tienen a este skatepark se decide construir uno nuevo y demoler el antiguo.

La nueva ubicación se encuentra a menos de 200 metros de las antiguas pistas, en un entorno ideal con vegetación y zonas verdes. El diseño ha sido consensuado con la asociación local Malen Skate Kluba y en él se combinan líneas de street y rampa con dos bañeras, extensiones y street spots.