(Bergara, Guipúzcoa, País Vasco, España)

El viejo skatepark de Bergara se situaba sobre una plataforma de hormigón de 440 m2 y disponia de una seria de rampas de metal. El estado general de deterioro del skatepark motivó la intervención y reforma del mismo. En esta intervención se ha diseñado un circuito sencillo y funcional con una pirámide central con cajón, manual pad y flat bar y dos zonas de recepción a ambos lados con transiciones y planos inclinados.