El proyecto remodela un espacio público céntrico de la ciudad, junto al paseo marítimo de Las Palmas mediante un urbanismo inclusivo, abierto y con un carácter deportivo. Se abre el espacio visual del entorno eliminando los vallados y elementos existentes de gran altura, y se integran los nuevos elementos proyectados como una plaza más del entorno público. La riqueza de la pavimentación de las plazas de Las Palmas es inspiración en la configuración de este nuevo espacio.

Se proyecta una actuación de 1813 m2 ampliando hacia el norte y hacia el sur con respecto a los 1150 m2 del skatepark antiguo. Se diseña de esta forma un skatepark compuesto por un bowl y una zona de skateplaza. Se plantea un bowl semienterrado y una skateplaza ubicada en la cota actual del skatepark y se amplia tanto al sur como al norte aprovechando los desniveles existentes. La plaza se pavimenta mediante granitos y baldosas de hormigón.

El programa de necesidades establecido por las asociaciones y  usuarios ha sido consensuado con el IMD (Instituto Municipal de Deportes del Ayuntamiento de las Palmas de Gran Canarias) estableciendo la necesidad de incluir un “área de rampa” y reservar el resto de la actuación para una instalación denominada “skateplaza”. Se coincide en la necesidad de demoler el antiguo y deteriorado skatepark.